Review de Life Is Strange: la tormenta perfecta

Analizamos el sleeper del año 2015

Life Is Strange 1

El año 2015 fue uno de los mejores años del mundo de los videojuegos que podamos recordar, con joyas del calibre de The Witcher 3, Bloodborne o MGSV. Pero entre ellos, un juego por episodios y creado por una pequeña y desconocida desarrolladora llamada Dontnod se hizo hueco, gracias a su gran narrativa y excelente trabajo artístico. Su nombre: Life Is Strange, un juego que, ahora en 2016, ha sido lanzado en una completa edición física de precio ajustado que es obligada para aquellos que no lo disfrutaron en su momento y que se sientan mínimamente atraídos por juegos como The Walking Dead (Telltale Games). Si todavía no conoces a Max y Chloe

Deberías. Life Is Strange adopta la moda de las historias interactivas, pero lo hace con cierta personalidad, superando a sus “antecesores”, por así decirlo, en muchos aspectos. Sólo hace falta comparar una de las últimas producciones de Telltale, Juego de Tronos, con este, para ver que la obra de Dontnod está un paso por delante en cualidades artísticas y cinematográficas, sobretodo en cuanto a ritmo narrativo, e incluso jugable. Y Life is Strange, además, lo consigue contando una historia totalmente nueva, que no se basa en ninguna serie, cómic u otro juego, lo cual también tiene cierto mérito. Eso no quiere decir que el juego que aquí analizamos sea el adalid de la innovación, pero sí que, una vez completado, da la sensación de ser un producto mucho más completo y trabajado que otros.

Argumento

Empezamos con uno de los puntos fuertes de Life Is Strange. Un juego de este tipo no es nada sin una buena historia, pero también importa mucho la manera de narrarla, y cómo adecuas la jugabilidad a la misma. El argumento del juego empieza con una visión muy estereotipada de la vida adolescente escolar americana, con personajes que son vivas representaciones de los arquetipos estadounidenses. De esta manera, vemos elementos tan característicos como el bullying, la timidez, los profesores y sus problemas, amores… Esto se mezcla pronto con una historia de ciencia ficción y de misterio, con mucha influencia de series como Twin Peaks. Si mezclamos estos ingredientes, podríamos estar ante una historia sin personalidad, pero por suerte no es el caso. ¿Dónde está la clave?

Life Is Strange 2

La clave está en el trabajo. Los guionistas y directores de Life Is Strange le han dado mil y una vueltas hasta que han conseguido un engranaje que funciona a las mil maravillas. Sin grandes innovaciones, todos los elementos de este juego, en especial los narrativos, están a un nivel excelente. No querían revolucionar con su historia, simplemente hacerla funcionar perfectamente, y eso se consigue teniendo fe en tus cualidades y respetando tus referencias culturales. La clave de una historia es trabajar a tus personajes y hacer cómplice al espectador – en este caso al jugador – de sus actos. Hacerlos sentir vivos y reales.

La historia tiene todo tipo de momentos que la convierten en una montaña rusa de miles de sensaciones. Estamos ante un modelo muy opuesto al de The Walking Dead, donde premia, sobretodo, la sorpresa y las situaciones límite. En Life Is Strange, los mejores momentos son aquellos que invitan a la reflexión y al misterio sobre lo que está por venir, aunque no faltan los giros imprevistos y momentos con tomas de decisiones difíciles y sacrificadas.

Un espacio propio merece la protagonista de la historia, Max Caulfield, y su mejor amiga, Chloe Price. Si hay algo que recordaremos una vez hayamos completado el juego, es la especial relación de estas dos adolescentes con personalidad tan diferente como marcada. La clave está en el gran trabajo de guion que hay detrás: unas personalidades muy marcadas, que también se representan a través de su manera de hablar y el vocabulario que utilizan, con pequeños momentos no muy importantes en cuanto a trascendencia pero que funcionan para encariñarnos de los personajes. Este dúo nos robará el corazón bien pronto y sufriremos por ellas constantemente, todo de cara a una recta final de infarto.

La historia en sí no lo es todo, sino que también son importantes tener temas generales presentes durante el transcurso de la aventura. En este caso, temas como la fotografía, el paso de la adolescencia a la madurez, la pérdida de seres queridos, el miedo al olvido, etc. son los escogidos por Life is Strange, sólo por nombrar algunos. El argumento es muy completo, teniendo momentos que recuerdan a Twin Peaks en cuanto a su misterio y representación de una población pequeña y pérdida en algún punto de Estados Unidos, como si estuviera separado de la realidad. Los amantes de la ciencia ficción también deberían de echarle un vistazo a Life is Strange… Y además, hay guiños para todos los gustos, incluido a Breaking Bad.

Es difícil explicar más bondades sin caer en spoilers. Es un juego hecho con pasión, que vale la pena al menos jugar una vez y que está lleno de momentos especiales que cuesta explicar con palabras. Es cierto que puede costar “tragar” numerosos toques “hipster” o “pop”, y los estereotipos, pero nada es lo que parece, y detrás hay una historia muy seria y adulta, que toca temas polémicos con elegancia y estilo, y con numerosas situaciones que seguro que nos recordarán a vivencias propias de nuestra juventud .

Jugabilidad

La gran diferencia entre Life is Strange y otras historias interactivas es la habilidad de Max para rebobinar en el tiempo. Esto, al principio, puede parecer un arma de doble filo, ya que le hace perder valor a ciertos momentos importantes al poder retroceder y cambiar nuestras decisiones, pero una vez vamos avanzando en la historia vemos que no es así, ya que las consecuencias de nuestros actos se van viendo mucho después de cuando se toman – en líneas generales, aunque también hay muchos otros momentos que son críticos e inmediatos -. Lo bueno de este sistema es que invita a interactuar y a curiosear por ver qué pasa si cambiamos una línea de diálogo concreta.

Life Is Strange 3

Durante nuestra aventura, recorreremos unos escenarios que están llenos de objetos y curiosidades que aportan muchísima información en materia narrativa. La interacción en este sentido es enorme, y siempre estamos invitados a curiosear todo lo que vemos. Hay un gran trabajo en materia de escenarios, y son casi un personaje más de la historia, con mucha personalidad y encanto. El control es mucho más agradable que en las obras de Telltale – uno de sus puntos negros -, y el manejo de Max es ágil e intuitivo, y podemos correr – muchos sabrán por qué menciono esto…-.

Como en otras historias interactivas, la dificultad es mínima, pero se agradece el esfuerzo en momentos puntuales de introducir pequeños puzzles que al menos, hacen la función de entretener y aportar variedad – otra vez, más que en el caso Telltale” -, en especial uno del episodio 4. Además, es innovador en cuanto a que deberemos cambiar el transcurso de ciertas conversaciones rebobinando una vez sabemos información sensible de otras personas para avanzar en la trama.

Gráficos y apartado artístico

Life Is Strange no sorprende en cuanto a apartado gráfico. El juego, realizado con Unreal Engine, es claramente un indie en estos términos, pero eso no significa que juegue con desventaja o sea un lastre para su resultado final. La clave está en cómo utilizar tus armas, no en cuáles son éstas. Así que, si no cuentas con el mejor de los presupuestos para materia gráfico, lo debes paliar con grandes profesionales y con gran estilo y dirección artística, como es el caso. El estilo de Life is Strange es de trazos de pintura, como si viéramos un cuadro en movimiento, pero lo hace mucho mejor en este sentido que Juego de Tronos, que adopta una decisión similar.

La cinematografía es lo que marca la diferencia. Es palpable que los creadores tienen grandes referencias cinéfilas y televisivas, ya que en todo momento escogen los puntos de vista necesarios para que Life Is Strange se pueda equiparar con cualquier producción real de este tipo. Cosas como el tipo de planos, el ritmo en su montaje, la paleta de colores, y otras técnicas – desenfoques, movimientos, la banda sonora… – están escogidos a la perfección.Gracias a esto viviremos algunos momentos muy emotivos e impactantes sólo por la calidad artística. Momentos como el inicio del juego, con una misteriosa tormenta y un destructor tornado, sólo son la punta del iceberg de toda una serie de momentos que recordaremos también por su calidad artística. Situaciones como un simple trayecto en autobús y un atardecer se nos quedarán grabados en la retina por mucho tiempo.

Un punto negro son las expresiones faciales, que no están a la altura del conjunto y que le bajan puntos. También hay que mencionar lo poco trabajadas que están las caras de ciertos personajes menores en comparación a los principales y más importantes secundarios. Por último, también hay cierto problema de carga de texturas entre algunas secuencias, y mucha aberración cromática en los bordes de la imagen (esto es por decisión artística, pero molesta un poco), pero nada grave.

Life Is Strange 4

Apartado sonoro

Si hay algo que es excelente en Life is Strange es su apartado sonoro. Por un lado, tenemos una magnífica banda sonora – que viene en formato físico en la “limited edition” -, con temas de “toque hipster”, normalmente acústicos, que están insertados siempre en momentos que nos harán reflexionar sobre la historia. La música está perfectamente introducida en el ritmo narrativo, y es un elemento esencial del mismo.  Forma parte de la historia, de forma intrínseca. Hay momentos especiales en los que la música tiene un papel primordial para hacer sentir al jugador lo que los guionistas y directores han querido transmitir. No hay ni un sólo tema dejado al azar en una banda sonora que incluye tanto temas de diversos artistas (Syd matters, José González, Alt-J, Mudflow…) como propios, compuestos por Jonathan Morali para la ocasión.

Esto se complementa con un doblaje a la altura de las circunstancias, con momentos mejores que otros pero, en líneas generales, muy trabajado.La voz de Max está, a veces, un poco fuera de lugar, debido a su excesiva tímidez que, en momentos más tensos, le hace tener poca fuerza, aunque, de todas formas, tiene una voz tan características que no la olvidaremos. Tampoco se nos olvidarán Chloe, Jefferson, Nathan, David, Warren, Kate, Victoria y todos los demás magníficos personajes.

Conclusión

Estamos ante un juego que hay que jugarlo al menos una vez. Si se consigue superar el prejuicio que puede haber al enfrentarse a una historia de temática adolescente y el “toque hipster” que rodea a la producción, llegaremos a estar ante un argumento muy trabajado y unos personajes que nos llegarán al alma, todo ello con giros inesperados y momentos que invitan a la reflexión. Por 30 euros, vale la pena hacerse con una edición física muy currada, que contiene libro de arte y banda sonora, y que se ha agotado en casi todas las tiendas. Por algo será.

Analizamos el sleeper del año 2015 El año 2015 fue uno de los mejores años del mundo de los videojuegos que podamos recordar, con joyas del calibre de The Witcher 3, Bloodborne o MGSV. Pero entre ellos, un juego por episodios y creado por una pequeña y desconocida desarrolladora llamada Dontnod se hizo hueco, gracias a su gran narrativa y excelente trabajo artístico. Su nombre: Life Is Strange, un juego que, ahora en 2016, ha sido lanzado en una completa edición física de precio ajustado que es obligada para aquellos que no lo disfrutaron en su momento y que se…

Resumen de Reseña

85/100 Gráficos: animaciones toscas empañan el resultado, pero lo compensan con un trabajo artístico de 10
95/100 Sonido: banda sonora que roza la perfección, con temas que serán recordados, y un doblaje a la altura.
85/100 Diversión: la historia y sus personajes son las claves para atraparte. Probar las diversas posibilidades rebobinando también es un gran aliciente para la rejugabilidad

90/100: Excelente

Resumen : Life Is Strange es un juego hecho para marcarte como jugador, pero no por lo que aporta en términos jugables, sino en cualidades artísticas y narrativas. Toda una montaña rusa de sensaciones y revelaciones, con personajes muy trabajados y una banda sonora sensacional, y una historia interesante con giros inesperados y guiños a otras producciones culturales de todo tipo. No deja indiferente.

Sobre Juan Diego Galán

Soy administrador y redactor jefe en Mediactivos. Además de gestionar este blog, me dedico a la fotografía, y me encanta el cine, la televisión y los videojuegos.

Un comentario

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*